Astrofotografía en Las Inviernas:

Con Luz Zodiacal y la Supernova 2011B en Camelopardalis

Después de mucho tiempo sin poder salir a observar por fin este sábado pudimos quitarnos un poco el mono.Hacía muchísimo que intentábamos reunirnos un grupo de amigos de fotografía pero por unas cosas y otras no coincidíamos, por fin el día llegó. Quedamos a primera hora de la tarde a unos 100 km de Madrid por la A2 como punto de encuentro, y poco después estábamos con los coches aparcados sacando las maletas y los cacharros. Como en el coche no podemos llevar dos telescopios (visual y fotográfico) opté por llevarme los prismáticos y un juego de oculares por si alguna batería se agotaba y podía poner el ojo para hacer visual.Cuál fue mi sorpresa cuando me comentó un compañero que uno de los que vendrían esta noche traería un LB16", qué alegrón me llevé porque el mío no lo había podido traer.Durante los preparativos las charlas fueron amenas, risas, emociones y sobre todo comentarios sobre el excelente día que se había quedado (no queríamos mencionar al "innombrable por si acaso"). Hice algunas fotos a los compañeros de recuerdo mientras se iba acercando el crepúsculo:

pincha en la imagen para ampliar
pincha en la imagen para ampliar

El momento de la bajada de la luz es mágico: se apaga el cielo y se encienden las estrellas, piensas que una larga noche nos aguarda llena de maravillas y objetos celestes. Comienzas a buscar las estrellas más brillantes y notas cómo la emoción va subiendo. Piensas en la que cosas que vas a poder ver y todos los objetos se amontonan en la cabeza, en ese momento respiras, sonríes y piensas: calma, un poco de orden Leo que te va a dar algo, mientras no dejas de mirar el cielo.
En esos pensamientos estaba cuando alguien gritó ¡ya se ve la polar!... la fase de alineamiento de equipos se pone en marcha. Hubo muchas risas y buenos momentos, y monté el trípode para sacar algunas imágenes al crepúsculo vespertino.

Crepúsculo vespertino
Crepúsculo vespertino

Hacía fresco pero sobre todo humedad, esta comenzó a subir frenéticamente y en poco tiempo alcanzamos un 90%, quizá la noche no de tregua ... pero... piensas que seguro aún merece la pena. Mientras se ponían los equipos en estación y se arrancaban las aplicaciones yo disfrutaba del cielo, de los cambios de color, del chisporroteo de las estrellas... y de una delgadísima luna creciente que, cual barca, se mecía sobre el azul del ocaso descendiendo hacia el oeste. Júpiter destacaba por encima de ella, parecía estar pastoreando su huida (parecía decirle: "déjales esta noche...." ) , y cuando ya le quedaba poco para alcanzar el horizonte me di cuenta de la cantidad de estrellas que ya había en el cielo. A su derecha, girando la vista hacia el Norte me sorprendió el Cisne, parecía una sombrilla de playa pinchada en la arena, Albireo había desaparecido por completo y le quedaba solo las alas y la cola que asomaban verticales. Qué sorpresa. Seguí oteando el horizonte en ese punto y algo me llamó la atención, con el rabillo del ojo (bendita visión indirecta) noté una mancha difusa algodonosa de un color plateado que ascendía con forma de pirámide, la Luz Zodiacal brillaba delatando a la eclíptica. La luna molestaba un poco y el pequeño hongo de CL que había a su izquierda también pero aun así se veía excepcional.

Llamé a los compañeros para que la vieran pero les costaba identificarla porque estaban deslumbrados por los ordenadores. Necesitaron un tiempo de adaptación para comenzar a detectarla.. cómo se diferenciaba de la Vía Láctea, esta era grumosa y llena de finísimos puntos mientras que la Luz era un continuo plateado.

Fernando había estado colimando el LB para la observación visual y cuando terminó se puso a hacer la calibración con las estrellas para hacer unas fotos a Orión. El grupo estaba disperso para evitar deslumbramientos con los ordenadores, nosotros al norte, otros al oeste y uno más muy separado hacia el este y detrás de varios coches. Para no perder la adaptación me encargué de apuntar a las estrellas mientras Fer sincronizaba con el sw, después las primeras pruebas de foco hasta que todo quedó a punto. Entonces yo me dediqué a visual con el Dobson del compañero.

Él estaba con el proyecto de observar la lista de Herschel, y le comenté que había una supernova en Camelopardalis que merecía le pena ver antes de que bajara de brillo. Me había preparado unos mapas de localización para star-hop y me puse a éllo. Me había llevado el N31 y el E13 así que comencé con el primero y apunté a la región circumpolar. Así la busqué: localicé las dos estrellas rodeadas por el círculo (del Dragón, fáciles de detectar a simple vista) y tracé un triangulo imaginario, en el extremo donde esta la cruz hay un asterismo muy facil de detectar... entre esas estrellas está la galaxia.

Una vez centrada la zona lo primero que me saltó a la vista es que la galaxia era visible sin ningún problema en el campo. Pequeña, redondeada como una bolita de algodón entre dos estrellas... pero me pudo la ilusión y no me pude aguantar así que una vez centrada la imagen cambié al E13 y lo primero que me saltó a la vista en el campo fue la galaxia y la supernova.
Ésta destacaba flanqueada por las dos estrellas antes mencionada, se apreciaba su forma redondeada y algo de estructura en los brazos (era como una ensaimada, enroscada sobre sí misma). El núcleo era muy redondo y denso (no puntual) y en un lateral destacaba la supernova. Se veía fácilmente con visión directa,  todos los que se asomaron el telescopio coincidieron en la facilidad para identificarla. La noche era muy húmeda (100% y cuatro bajo cero) pero la luminosidad del telescopio facilitó su localización sin problema.
Además de la supernova, vimos algunas dobles, galaxias y nebulosas preciosas, entre ellas me fascinó la Flama junto a Altinak... qué inmensa y brillante!!!! no imaginé que se apreciaran sus callejones negros con tanto detalle, era mas espléndida con el N31, el conjunto envolvía los sentidos.

Aquí os paso algunas fotos de la noche:

A la 1:30 aproximadamente comenzamos a guardar el equipo con todo empañado y nos despedimos del grupo. El cielo estaba muy cargado de humedad y costaba observar con el fondo de cielo ya tan claro. Además cuando acercabas el ojo se empañaba el ocular... aun así la noche mereció la pena y nos volvimos a casa muy contentos pensando en repetir muy pronto....

Leonor

 

 

 

Todas las imágenes están también subidas en este enlace de Picasa:

https://picasaweb.google.com/selene74/AstrofotografiaEnLasInviernas

ASTROFOTOGRAFÍAS

NOVEDADES - NEWS

 

 

 

 

 

 

 

 

Doncella de la Luna

9 diciembre 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luna gibosa 10 septiembre 2016

 

 

 

 

 

 

 

Vía Láctea en La Hita e Iridium

 

 

 

 

 

 

 

Efecto corona

 

 

 

 

 

 

 

Solsticio de Verano 2016

Grupo en AstroHita observando galaxias

 

NUEVOS TIMELAPSES accede

 

 

 

 

Nuevo contador